ANTALYA

 

Situada en medio de un paisaje sorprendente de agudos contrastes. Antalya, el principal enclave turistico de Turquía, es una ciudad atractiva con avenidas e hileras de palmeras que les dan sombra y un puerto deportivo donde se celebran competiciones y se disputan trofeos. En el pintoresco barrio antiguo, llamado Kaleiçi, hay una serie de calles estrechas y tortuosas con viejas casas de madera que se apoyan en las antiguas murallas de la ciudad. Desde su fundacion en el siglo II a. C por Attalos II, rey de Pérgamo quien nombro a la ciudad Attaleia, Antalya ha estado suempre habitada por algún pueblo. Los romanos, bizantinos y selyúcidas, ocuparón la ciudad antes de que cayese bajo la dominación otomana. El minarete elegantemente acanalado de la Mezquita Yivli Minareli, en el centro de la ciudad, construido por el Sultán Selyúcida Aladino Keykubat en el Siglo XIII, se ha convertido en el símbolo de Antalya. La Madraza de Karatay del barrio de Kaleiçi, que data de la misma época, ejemplifica los mejores ttalados selyúcidas en piedra. Las dos mezquitas otomanas más importantes de la ciudad son la Mezquita Murat Pasa del S. XVI, famosa por su decoración de azulejos y la Mezquita Tekeli Mehmet Pasa del S. XVIII. Cercana al puerto deportivo, la atractiva Mezquita de Iskele de finales del S. XIX ha sido construida con gema tallada y apoyada sobre cuatro pilares encima de un manantial natural. La torre Hidirlik Kulesi fue probablemente construida en principio para cumplir la función de faro en el S. II. Convertida hoy en día en una iglesia la Mezquita del minarete de Kesik atestigua la larga historia de la ciudad, en su sucesión de renovaciones hechas por los romanos, bizantinos, selyúcidas y otomanos.

Cuando el emperador Adriano visito Antalya en el 130 dC. se construyó en su honor una puerta de tres arcos hermosamente decorada, en las murallas de la ciudad. Todavía quedan en pie, como restos de aquellos tiempos, cerca del puerto deportivo, las dos torres que flanqueaban la puerta y otras secciones de las murallas. La torre del reloj de la plaza Kalekapisi fue también una de las partes de las antiguas fortificaciones de la ciudad. Desde el parque de Ataturk y el parque Karaalioglu, con sus exoticas y multicolores flores, al contemplar el viajero el brillo del agua de la bahia y la belleza de las montañas que quedan atras, no tendrá duda de por qué Antalya ha llegado a convertirse en un enclave turístico tan popular. El Museo Arqueológico, donde ser cnservan restos desde la era paleolítica hasta los tiempos de la dominación otomana, ofrece una prespectiva de la profusa historia de la zona . Son dignas de admirar las ceramicas a dos colores cuyo origen se situa entre el 5.400 y el 8.500 aC. El Museo de Ataturk muestra objetos que fueron usados por el fundador de la Republica de Turquía.

 

ALREDEDORES

 

Inicio - Contacto